Yo soy Nabil. Semejante y no ha transpirado igual que sospechabamos, a los principales mandatarios internacionales bien se les ha ido pasando el repentino ramalazo reivindicativo sobre libertad sobre expresion que convenientemente les sobrevino a raiz del lamentable atentado contra Charlie Hebdo.

Yo soy Nabil. Semejante y no ha transpirado igual que sospechabamos, a los principales mandatarios internacionales bien se les ha ido pasando el repentino ramalazo reivindicativo sobre libertad sobre expresion que convenientemente les sobrevino a raiz del lamentable atentado contra Charlie Hebdo.

En Espana, carente ir mas lejos, el Gobierno recientemente ha censurado 2 muestras de musica moderna: condenaron al rapero Pablo Hasel desplazandolo hacia el pelo quiere hacer lo mismo con algunos que aportamos un estruendo tribal al himno en la final sobre la copa del Rey.

Asi que no resulta sorprendente que escasamente hayan salido en defensa de dos fabricados recientes acaecidos en Marruecos y no ha transpirado China. Sera porque eso nunca seri­a Paris, Naturalmente. No obstante, la polemica empezo en una poblacion francesa.